Inmanente - Guillermo García Cruz

Más cercano a la nueva objetividad de Christian Schad y de la ilustración de comics que del hiperrealismo de Chuck Close, Guillermo García Cruz es uno de los nuevos artistas que explora (quizá a su pesar, quizá de forma involuntaria), los conflictos inherentes a la representación en el arte visual contemporáneo. Retratos de hombres y mujeres ocupan gran parte de la composición como si se tratara del registro fotográfico obligado ante un trámite administrativo rutinario. De no mediar en sus pinturas algunos objetos como anteojos o partes visibles de la vestimenta se podría decir que sus retratos son ligeramente intemporales. Una pincelada controlada de intención mimética intermedia es puesta al servicio de un claroscuro sobrio sobre fondos cromáticos altos. La tensión se establece a partir de las intervenciones que su autor realiza sobre los retratos: como si no alcanzara con el relato expuesto a propósito de la fragilidad pictórica de sus modelos, García Cruz los cubre de tachones, pinceladas y chorreados fortuitos que desmienten el alcance especular de sus temas para hablarnos de “la pintura misma”. La identidad del sujeto, el alarde del oficio, determinado concepto del vocablo arte, y la contemporaneidad, se cruzan en una frontera interpelante y crispada. Oscar Larroca Agosto 2012 Catálogo Exposición INMANENTE